Aprobar una oposición; Las motivaciones para estudiar.

PIN Pizarra texto posible

Hoy vamos a analizar las distintas motivaciones que existen para estudiar para oposiciones y porqué tú puedes triunfar, aprobar una oposición y sacar tu plaza de funcionario.

Muchas de las personas que conozco se han planteado alguna vez estudiar oposiciones, y seguro que tú lo has comentado también alguna vez en tu entorno.

Voy a valorar dos opciones, siempre desde la base de que es la primera vez que preparas una oposición. La primera opción es que hay una convocatoria abierta y la segunda opción es que quieres empezar a preparar oposiciones, aunque no te hayas presentado todavía a ninguna convocatoria.

El principal atractivo son las ventajas de ser funcionario, trabajar de 8 a 15 horas, tener un trabajo fijo y un sueldo asegurado, esto es algo que en momentos de inestabilidad laboral muchos deseamos.

Pero solo con esto no es suficiente para tener la constancia y la dedicación que requiere estudiar para aprobar una oposición.

Las motivaciones para estudiar una oposición para ser administrativo son muy variadas, pero mi experiencia y las personas que he conocido durante estos años, me dicen que podemos agruparlas de la siguiente forma:

Grupo uno; Me he quedado en paro y busco trabajo estable.

Un porcentaje alto de personas que estudiamos oposiciones del cuerpo administrativo, ya hemos trabajado con anterioridad, nos hemos encontrado en paro a los 40 y las condiciones de reincorporación al mundo laboral no son nada motivadoras.

Si estás en este grupo ten clara una cosa, si te esforzabas en tu trabajo, has sido un trabajador dedicado a la empresa e incluso salías más tarde porque eres responsable y quieres que el trabajo esté hecho, no olvides nunca que también serás capaz de mantener la constancia a la hora de estudiar la oposición, y con mucha probabilidad sacarás tu plaza.

Aprovecha que estás en paro y tienes tiempo libre, pero aprovéchalo de verdad, aquí los enemigos son la pereza y la procrastinación.

Grupo dos; Aprobar una oposición y ser madre.

En muchos casos las opositoras somos mujeres con hijos que necesitamos y buscamos conciliación y una vida mejor para nuestra familia.

Estudiar una oposición mientras sacas adelante a los niños no es fácil, pero conozco muchos casos de éxito de madres que han conseguido su plaza de funcionario, creo que esa motivación tan fuerte de saber que podrás dedicarle tiempo de calidad a tu familia cuando tengas la plaza hace que las madres opositoras triunfemos en este mundo.

Con mucha probabilidad si eres madre opositora tendrás fuerza de voluntad para no abandonar y sacar la plaza.

Grupo tres; Estoy harta de mi trabajo y quiero aprobar una oposición.

Estamos trabajando y lo que ha ocurrido es que no hemos conseguido nuestros objetivos en la empresa privada, lo que nos frustra y desmotiva, no nos reconocen salarialmente y en muchas ocasiones nos exigen cada vez más sin reconocimiento salarial aparejado, siempre con la justificación de que hay crisis, las ventas van mal, etc.

En mi caso yo estuve trabajando siempre mientras estudié la oposición, es difícil y bastante agotador, pero no imposible.

Lo bueno de trabajar y opositar es que sigues teniendo ingresos y el estrés económico no es tan fuerte como para una persona que está en paro. Si estás en este grupo tu motivación es muy fuerte, porque quieres mejorar y superarte a ti mismo.

Os confieso que en mi caso incluso había un punto de demostrar que yo podía conseguir cualquier cosa que me propusiera, que la situación que vivía era por otras circunstancias y no por falta de valía.

Grupo cuatro; Estudiar oposiciones al acabar la universidad.

Hay gente joven que ha terminado la universidad y ve una posibilidad de tener solucionado el futuro laboral en la Administración Pública.

Los estudiantes a veces os lo planteáis, pero esto ocurre en menos casos que las dos opciones anteriores, en mi opinión la razón es que cuando acabas la universidad lo que buscas es poder trabajar y comenzar a tener tu independencia económica.

Cuando encuentras trabajo lo que quieres es aprovechar tu tiempo libre y disfrutar de esa independencia, rara vez estás dispuesto a seguir sacrificando tu tiempo libre entre libros.

Yo en su momento lo hice así, busqué un trabajo en la empresa privada, y no cambiaría esa decisión ya que la experiencia y las vivencias que da trabajar en la empresa privada son inmensas, y si un día decides ser funcionario siempre estarás a tiempo de “reengancharte”.

Puede que ahora no sea tu momento, pero eso no quiere decir que más adelante no consigas este objetivo.

Grupo quinto; Aprobar una oposición para vivir sin trabajar.

¡¡¡Error!!! Jajaja si tu motivación es que no quieres pegar ni brote estás equivocado.

Para ser funcionario tienes que ser muy trabajador, y contra todo lo que piensas si tu motivación para empezar es que quieres vivir sin trabajar, no tendrás la fuerza de voluntad que se necesita para estudiar y sacar la plaza.

Este grupo está condenado al fracaso y lo único que consigue es pasar el tiempo simulando que está haciendo algo.

En conclusión, da igual cual sea tu situación personal, lo que hay que hacer es sentarse y empezar… y después seguir sentado y continuar, que es lo realmente difícil.

Por eso si tu motivación es fuerte tendrás buenos resultados.

Si estás interesada en tener más información sobre este tema u otros temas de oposiciones, recuerda suscribirte a mi canal de YouTube y a mis redes sociales de Facebook e Instagram, donde regularmente publicaré novedades para estar al día de las últimas convocatorias.

¡no te pierdas las últimas noticias y post que publico!

Además, si este contenido te resulta interesante o tienes alguna sugerencia deja tus comentarios.

¡¡Y recuerda que estudias para hacer realidad tus sueños!!